China es uno de esos destinos que suenan tan lejanos, que probablemente nunca te planteas la posibilidad de visitarla. Si los dichos “Ni en la China”, “Eso es chino” te son familiares, entonces es un gran momento para plantearte visitarla. La mayoría de viajeros que la visitan pasan por Beijing, Shanghai y algunas otras provincias; pero este país es enorme, tiene 23 provincias, 4 municipalidades, 5 regiones autónomas y 2 regiones especiales que en este blog consideramos que son países aparte: Taiwan y Macao. (También tenemos una guía de Hong Kong aquí)

En esta oportunidad nos concentraremos en contarles todo lo que hicimos en Beijing y con algo de suerte, animarlos a que coloquen a China dentro de su “Lugares a visitar”.

BEIJING

También conocida como “Pekín”, es la capital de China y la tercera ciudad más poblada del mundo. Combina la historia de la mayoría de dinastías chinas con una metrópolis futurista, Beijing es una de las ciudades más antiguas del mundo que ahora apunta al futuro. Sus siglas en chino significan “Capital del Norte” y fue nombrada así en el siglo XIV durante la dinastía Ming.

Llegamos a Beijing esperando que sea un caos, pero la verdad es que es mucho más ordenada de lo que pensábamos. Habíamos oído rumores de que la calidad del aire era malo a pésimo, y aunque capaz nos hemos contaminado mucho, no sentimos el aire tan pesado como pensábamos que iba a ser. Ese smog contrasta con los locales y visitantes que todos los días viven su vida con armonía.

El primer lugar que deben conocer estando en Beijing es “La Ciudad Prohibida”, y créannos; cuando ellos dicen “Ciudad” realmente así es. Pensando que era un templo en el medio de la ciudad, esta ciudadela antigua era la residencia del rey, sus súbditos y la realeza, dentro de esta fortaleza existía todo lo que necesitaba el rey para no salir en meses.

¡Bienvenidos a La Ciudad Prohibida!

¡Bienvenidos a La Ciudad Prohibida!

14.png

Una de las cosas que más nos gustó visitar fueron los famosos “Hutongs”, callejuelas antiguas del casco tradicional de Beijing. Muchos de los “Hutongs” fueron destruidos antes de las olimpiadas para construir complejos deportivos y residenciales, aún quedan algunos en la ciudad y es la mejor manera de entender la vida de los locales.

La vida pasa más lento en las callejuelas, la gente saluda, sonríe, sale en sandalias, bvd, fuma en sus entradas. Vale la pena perderse y descubrirlas. Los Hutongs más conocidos son los que tienen mayor actividad dirigido a turistas, lo cuál es razonable; sin embargo siguen existiendo estas callejuelas tradicionales, solo es cuestión de perderse un poco y adentrarse.

Los Hutongs más conocidos son: Xiaoshibei y South Luogu Alley. De ahí conecten con otras callecitas y verán lo que les decimos.

03.png
Xiaoshibei Hutong.

Xiaoshibei Hutong.

Otro lugar interesante para visitar es el “Temple Of Heaven” o “Templo del Cielo”, construido también en el siglo XIV. Era un monumento que daba las gracias al cielo por los frutos obtenidos durante el año, para ingresar hay que pagar un ingreso de 35 yuanes.

No solo verás el Templo del Cielo, sino que alrededor del mismo hay un parque de entrada gratuita.

El Templo del Cielo suele tener gente, pero en las esquinas posteriores nunca hay muchas personas.

El Templo del Cielo suele tener gente, pero en las esquinas posteriores nunca hay muchas personas.

Hermosa paleta de color.

Hermosa paleta de color.

38.png

Por último y no menos importante, una de las más grandes razones por la cuál Beijing es conocida: “La Muralla China”. Pues bien, técnicamente no está dentro de Beijing sino a unas cuantas horas. La Muralla tiene varios puntos de acceso: Badaling, que es el más cercano de la ciudad de Beijing y suele estar lleno de turistas. Por otro lado tenemos Mutianyu, que está más alejada y aunque sigue recibiendo una buena cantidad de gente, se siente mucho menos. Y por último tienes entradas ya a más de 3 horas de recorrido de Beijing y lo más recomendable es que lo hagas con precaución porque muchas de estas entradas y secciones de la muralla no están conservadas y bueno, podrías quebrarte algo.

Nosotros optamos por visitar la sección de Mutianyu, la cuál es una de las más pintorescas porque combina parte de la Muralla con las montañas. Increíbles vistas vienen con grandes sacrificios y para no hacer tanto sacrificio, lo mejor es tomar el “Cable Car” hacia el punto más alto de la muralla y empezar el recorrido de bajada.

Pronto, un artículo completo sobre La Muralla China: Mutianyu.

“No puedes ser un verdadero hombre si nunca has escalado la Muralla China” - Proverbio Chino.

“No puedes ser un verdadero hombre si nunca has escalado la Muralla China” - Proverbio Chino.

06.png
34.png
Ch01.png
19.png

Beijing sorprendió y esperamos regresar a China para seguir conociendo poco a poco sus diferentes regiones, nos vamos contentos y con muchas más ganas de volver.


DATOS PRÁCTICOS

COSTOS APROXIMADOS

  • Precios de Hostels y Guest House: Cama en dormitorio compartido desde US$12 - $25.

  • Precios de Hoteles Económicos: Una habitación doble entre US$40 - US$80 . Los grandes hoteles a partir de US$80 la noche.

  • Precios de Comida: Los restaurantes económicos salen un aproximado de US$10 a US$30 por pareja y los caros entre US$40 a US$60. En China aprovecha a comer en los puestos de la calle, donde puedes comer por menos de $3.

  • Transporte: Los metros dentro de la ciudad de Beijing son baratos arrancando desde los $0.45 por tramo, te recomendamos conseguir una “Beijing Transportation Card” que cuesta 20 Yuanes (que te los devuelven si regresas la tarjeta) y los puedes conseguir en cualquier estación de metro, ojo que la devolución de la tarjeta solo se puede hacer en ciertas estaciones.

 

TIPS PARA AHORRAR DINERO

  • Usa el metro - La verdad es que Beijing es una ciudad E-NOR-ME y si bien, caminar es divertido y te permite descubrir mucho más, si estás con poco tiempo sí te recomendamos movilizarte en metro.

  • Ir a la Muralla China sin Tours - Es sencillo ir desde la ciudad de Beijing hasta Badaling y Mutianyu, pronto un artículo dedicado a cómo llegar barato.

  • Comida de la Calle - Increíbles y deliciosos platos al alcance del bolsillo: desayunos, panes, fideos. Con un poquito de sentido común para evaluar la salubridad de la zona, arriésgate a probar la comida de la calle en Beijing.

  • Restaurantes sin menú en inglés  - Por lo general, los restaurantes que tienen un menú en inglés son más costosos; esto porque está apuntado al turista. Si te adentras un poco y encuentras un restaurante con la carta solo en chino, ese es un buen lugar; además que probablemente esté hasta la mitad de barato.

  • No aceptes invitaciones a tomar el té - Hay una conocida estafa china, en donde mujeres se acercan a turistas (principalmente hombres) y los invitan a tomar té en un salón de té supuestamente de un amigo de ellas. He escuchado historias que la cuenta llega a salir hasta $2000. Mejor prevenir que lamentar.

 

LO MEJOR:

  • La comida - Muy diferente a la comida china de nuestro país, la sazón china es exquisita, aunque en muchas ocasiones difícil de asimilar. Hay de todo, y cada plato es una nueva experiencia.

  • Hutongs - Las callejuelas antiguas de Beijing muestran la verdadera cara de esta milenaria ciudad, la gente es amable y aunque probablemente nadie hable en inglés, te ayudan en cuando pides direcciones.

  • Jianbing 煎饼 - El desayuno más popular de China, es como un crepé crocante donde tiene huevo, culantro, pasta de soja, y wantán crocante dentro. Son lo máximo, viajeros.

  • La cultura - Totalmente opuesta a lo occidental. Que si bien hay lugares que están más globalizados, la esencia de China se puede sentir en el ambiente.