India es un país enorme, es muy complicado dar una opinión general de cómo es, puesto que dependiendo de la zona, ciudad e incluso distrito las cosas pueden cambiar significativamente, entrando en una pelea mental constante sobre si te gusta India o no. Si generalizar es injusto, en India lo es muchísimo más, un país que vive contrastes económicos, religiosos, sociales, aquí vas a encontrar de todo y bien mezclado.

Puedo afirmarte que India fue el lugar que nos exigió más fortaleza psicológica, mantiene alerta todos tus sentidos, te reta constantemente y te va probando de a pocos, aunque a veces confieso, se le va de las manos. Cada kilómetro recorrido en este país te obliga a repensar, te estira, te llena de dudas, te sorprende, por ratos te asusta y te abruma.

India te pone a prueba. India no es fácil. Pero es un lugar al que volvería más de una vez. Y lo digo en serio.
En esta oportunidad tuvimos la suerte de recorrer lo que se le conoce como la Zona Norte, con una breve escala en Chennai. Acá nuestras vivencias en cada lugar.

CHENNAI

Fueron pocas horas las que pasamos en Chennai, tomamos un vuelo por Air India desde Colombo (Sri Lanka) hasta Calcuta, y se dio la suerte que tenía una escala larga aquí. Del sur habíamos escuchado muy buenas cosas, pero lamentablemente no íbamos a tener tiempo de experimentar esta ciudad.

Llegamos de noche y nuestro vuelo salía temprano en la mañana. Para nosotros no valía mucho la pena tomar un taxi al centro y pasar la noche en un hostel, así que decidimos esperar 18 horas hasta que saliese el vuelo a Calcuta. Antes de entrar a la terminal doméstica de Chennai, decidimos ir a un puesto de café. Habíamos leído que el café de Chennai era muy rico y la verdad que sí.

Hasta ese entonces, a excepción de unos problemas que tuvimos en migraciones (La visa de India de Cecy), India nos recibía muy bien. Las señoras que hacían el café nos dieron charla un buen rato y hasta conversamos con algunos locales. Inclusive ayudamos a un señor a instalar Uber en su celular.

Pasada las 16 horas en el Aeropuerto de Chennai, partimos a Calcuta.

Café de Chennai, una delicia.

Café de Chennai, una delicia.

CALCUTA

Calcuta, Calcuta, Calcuta. Nuestro primer contacto con una ciudad de India, Desde el aeropuerto negociamos un taxi para ir al hostel, cada cuadra que pasábamos nos volaba la cabeza, los oídos, la nariz, la vista, todo. "Esto es India, de verdad" - pensamos.

Nos alojamos en Hotel Globe International, cerca de la estación de metro Jatin Das Park, donde pagamos US$30 la noche. Una vez que dejamos las cosas, salimos a explorar a pie el vecindario para hacer un reconocimiento del lugar. Nos dejó exhausto, y no por las cuadras que caminamos, sino por toda la explosión de sonidos y olores que decoran Calcuta; el tráfico te hace apreciar ciudades como Lima, cuyo tráfico pensaba que era terrible.

Para cambiar dinero nos recomendaron ir hasta Sudder Street, en donde también aprovechamos y compramos los tickets de tren hacia Varanasi. Sudder Street es la zona de "mochileros" de Calcuta, pero la verdad es que se veía bastante sucia y descuidada, por momentos hasta sentíamos un poco de miedo de la zona. Quién sabe, capaz porque era de noche.

A chancletazo.

A chancletazo.

Galán de Micro.

Galán de Micro.

A la mañana siguiente salimos a explorar la ciudad, tomamos el Metro hasta "Central" y estuvimos explorando el centro, sus parques, sus calles. Nos fuimos acostumbrando, poco a poco y jamás del todo.

Nos adentramos a mercados, almorzamos con la mano, fuimos al Victoria Monument, casi entramos a una exposición de arte, pasamos al lado de una carnicería y el que atendía nos hizo "Woof Woof!", vimos bien y colgado estaba un perro. Terrible.

Así nos recibía India, con mucha bulla, muchos colores, diferentes costumbres. Pero nuevamente, no estás acá para criticar, estás aquí para aprender. Y cada cuadra, cada paso y cada mirada te iba enseñando algo. Y creo que ese algo, fue gratitud.

Victoria Memorial.

Victoria Memorial.

Los típicos taxis de Calcuta.

Los típicos taxis de Calcuta.

Calles alrededor de la Estación de Metro: "Central".

Calles alrededor de la Estación de Metro: "Central".

Parque.

Parque.

varanasi

La ciudad donde la vida y la muerte se encuentran, un lugar tan misterioso y sagrado para los hindúes; tan famosa y recomendada por viajeros que han pasado por aquí que de todas maneras nos hicimos un espacio en el itinerario para conocerla.

Llegamos en tren desde Calcuta y apenas pisamos la ciudad, el denso smog que reinaba el lugar nos advertían que allí pasaban cosas. Cosas para las que estabas preparándote mentalmente. Habías escuchado de las cremaciones, los Sikh, del río Ganges y los miles de fieles que se bañan ahí a pesar de ser el quinto río más contaminado del mundo.

Tren Calculta - Varanasi.

Tren Calculta - Varanasi.

Smog.

Smog.

Las calles de Varanasi.

Las calles de Varanasi.

Amé.

Amé.

Dejamos las cosas en el peor hostel que nos hayamos quedado jamás y nos dirigimos casi por instinto a los "ghats", (peldaños que conducen al río Ganges), nuestro alojamiento estaba cerca del Assi Ghat; así que arrancamos desde allí.

En el camino ves de todo, fieles bañándose en el río; pseudo-Sikhs que quieren fotos a cambio de monedas, vacas muertas, gente con bote que quiere llevarte por el río (pagando obviamente), niños volando cometas, familias cargando cuerpos, crematorios y así, una explosión visual en donde a veces es necesario simplemente sentarse y observar. Intentar entender, digo intentar porque capaz nunca entendamos a la perfección cómo es que funciona este lugar. Y así es mejor, intentar estar de espectador.

Los Ghats son como escaleras que dan hacia el río Ganges.

Los Ghats son como escaleras que dan hacia el río Ganges.

05.png

Luego de un día de adaptación, nos metimos con un bote en el río Ganges a primera hora de la mañana para sentir cómo despertaba esta ciudad. Una neblina indescriptible que fusionaba el horizonte con el río, un barco donde la palabra "aforo" parecía no existir, un niño en una caja flotando en el río, humo negro que indicaba la dirección de los crematorios; se sentía la muerte en el aire. Y aún así, los fieles celebraban el Aarti de noche, los niños corrían contentos en los techos de las casas y un chai siempre abría conversaciones interesantes.

¿Cómo no impresionarse de este lugar?

18.png
19.png

Nos vamos de Varanasi con más dudas con las que llegamos, con ganas de saber más, de intentar entender. Y mientras más preguntabas a las personas, más dudas surgían. Y es que es bella, India es culturalmente bella. Eso nadie lo puede negar.

Nos enseñaste tanto, Varanasi.

Nos enseñaste tanto, Varanasi.

aarti-editada.JPG
Aarti - Celebración de la nueva vida en el Ganges.

Aarti - Celebración de la nueva vida en el Ganges.

agra

Luego de pasar navidad en un tren malogrado en el medio de algún lugar recóndito de India, llegamos un 25 de Diciembre a las 3:45pm a Agra. Este lugar es todo lo que te puedes esperar en una primera visita a India. Es un lugar bastante turístico, pero no decepciona, según mi opinión personal.

Dejamos las cosas en el hostel y fuimos directamente al Taj Mahal. Fue una buena idea comprar el ticket por internet ya que nos evitamos una fila enorme a poco tiempo de cerrar. El Taj Mahal está repleto de gente a esta hora. Repleto. ¿Pero qué esperas? En verdad es bello. No solo extranjeros, sino varios locales van a visitar esta hermosa musa de mármol blanco.

Entramos con las justas.

Entramos con las justas.

Templos adyacentes del Taj Mahal.

Templos adyacentes del Taj Mahal.

Luego de pasar entre varios locales, intentando apurar nuestra visita, se abrió frente a nosotros esa silueta. Esa tan famosa silueta. Es más bella que en las fotos, hay que decirlo.

Sacamos unas fotos desde acá y luego nos acercamos, para entrar al "Hall" del Taj Mahal hay que usar unas bolsas que cubran los pies para no ensuciarla, la puedes conseguir gratis pidiéndosela a algún local que ya esté saliendo o comprarlas en unos dispensers.

Ninguna foto le hace justicia. Perdón.

Ninguna foto le hace justicia. Perdón.

Los detalles dentro del Taj Mahal son espectaculares, la manera en que la trabajaron te deja boquiabierto. Dentro del Taj Mahal hay una especie de "policías" que se encargan supuestamente de que la gente circule rápidamente para que todos los visitantes puedan entrar al Taj Mahal, sin embargo; puede pasar que se queden a tu lado y te empiecen a explicar algunos datos interesantes de la obra, pero al final adivinen qué. Exacto, tienes que dejarle su propina. Ya depende de ustedes.

Detalles que sorprenden.

Detalles que sorprenden.

Los templos adyacentes al Taj Mahal, tampoco son poca cosa.

Los templos adyacentes al Taj Mahal, tampoco son poca cosa.

Muchos viajeros solo pasan un full day para ver el Taj Mahal y luego parten a su siguiente destino, sin embargo; creemos que en un solo día no puedes ver bien a Agra. Nosotros nos quedamos 3 días, así que al día siguiente visitamos el Baby Taj, un conjunto de templos que muchas veces se pasan por alto cuando visitan Agra. La verdad es que nos sorprendió tanto como el Taj Mahal y se puede recorrer más tranquila ya que casi no hay visitantes. Los detalles, los colores y las formas son realmente increíbles.

No se pierdan entrar al templo blanco, un imperdible.

Exquisito detalle.

Exquisito detalle.

Orgasmo visual.

Orgasmo visual.

Bello con todas las letras.

Bello con todas las letras.

Los techos de los templos.

Por último visitamos Jama Masjid, una de las mayores mezquitas en India y el principal centro de culto en Agra; el Buland Darwaza, la puerta más grande del mundo. Todo esto a solo 40 km del centro de Agra en un pueblo llamado Fatehpur Sikri.

Puedes quedarte toda la mañana explorando esta zona. Nosotros así lo hicimos y a la tarde estábamos de vuelta en Agra para poder continuar a nuestro siguiente destino.

26.png
Nuestro bungalow en las tierras altas.

Nuestro bungalow en las tierras altas.

Hermosa paleta de colores.

Hermosa paleta de colores.

Atardecer.

Atardecer.

jaipur

El famoso pueblo rosa de India. Cuenta la leyenda que en 1905 el príncipe de Gales visitó este lugar. En ese entonces el color rosa era el color de la hospitalidad, por ese motivo el emperador de esa época mandó a pintar todo lo que ahora es el casco histórico, de ese color.

Jaipur es una de las ciudades de India con más historia. Nosotros visitamos The City Palace, pasamos por el famoso Hawa Mahal (Palacio de los vientos) y nos adentramos al Fuerte de Amber, a 11km de Jaipur.

Hawa Mahal - Palacio de los vientos.

Hawa Mahal - Palacio de los vientos.

The City Palace.

The City Palace.

04.png
16836491_10211832263819847_4398437503500173239_o.jpg
09.png
India es un país de detalles.

India es un país de detalles.

También visitamos el Amber Fort, ubicado a 11km de la ciudad de Jaipur. Es impresionante la manera en que está construida. Para llegar al Hall Principal hay que subir varias escaleras, donde encontrarás vendedores de diferentes cosas: gorras, agua, sellos (estos últimos, compramos algunos).

Una vez dentro, tienes la posibilidad de pagar para entrar a otra sección del fuerte, nosotros escuchamos que no es tan impresionante así que solo subimos y nos quedamos viendo desde arriba. Si alguien ha entrado, nos avisa qué onda. Tengan cuidado con sus snacks y agua, porque los acompañarán unos monos que no dudarán en sacarte lo que tengas en la mano apenas te descuides.

Amber Fort desde abajo.

Amber Fort desde abajo.

Libertad.

Libertad.

16903571_10211832272820072_4227632770138357630_o.jpg
12.png
10.png

A la vuelta a Jaipur hicimos una parada en el Jal Mahal o Water Palace, un palacio en el medio del lago Man Sagar. Nos quedamos un rato por la rambla del lago y luego decidimos regresar a Jaipur para dirigirnos a nuestro último destino de India.

16825954_10211832263779846_51463266462047075_o.jpg

DELHI

¿Qué podemos decir de Delhi? Viste cuando te imaginas las capitales del mundo super modernas, autopistas, edificios altos, buen sistema de transporte. Bueno, así no es Delhi. Y capaz ahí está su encanto.

Nuevamente regresamos al caos que no extrañamos mucho en Calcuta, las calles tenían más gente, se escuchaban bocinas por doquier, había mucho más comercio, la capital vibraba a su ritmo. Dejamos las cosas en el hostel y salimos a explorar a pie un poco la ciudad.

03.png

Visitamos la tumba de Gandhi; donde nos hicimos famosos por 5 minutos y nos empezaron a sacar fotos por ser extranjeros, fuimos al Red Fort; donde dudamos por un momento si pagar la entrada que estaba más cara de lo que habíamos averiguado, pero por suerte entramos y al Jama Masjid, al cuál no entramos pero vimos desde afuera. Todas las recomendamos en su visita a Delhi.

Aquí yace Gandhi.

Aquí yace Gandhi.

08.png
16403343_10211654223448949_895785537171228_o.jpg
Gracias India.

Gracias India.

Los últimos días en Delhi fueron para descansar, comer mucho naan con curry, comprar algunas cosas y para procesar toda la información que vivimos en 14 días de viaje por India. Como te dije, Índia es un país al que volvería a ir. Sentimos que lo vimos un poco superficial para nuestro gusto y nos hubiese gustado salirnos un poco de la ruta popular para entender mejor a su gente. Aún así, India es un lugar lleno de diferentes perspectivas, un lugar donde tus paradigmas se rompen y te estiras día a día. India es difícil, India es bella.


DATOS PRÁCTICOS

US$1.00 = INR 64

 

TIPS PARA AHORRAR DINERO

  • Comida callejera - Aunque hay que verificar si las condiciones higiénicas son al menos aceptables, comer en la calle es realmente barato, algunos bocaditos costando inclusive de 10 a 20 rupias.

  • Viajar por tierra - Si tienes que elegir cómo moverte de ciudad en ciudad, tienes varias opciones; ninguna es 100% efectiva la verdad, pero es barato. Tienes buses y trenes para trayectos de larga distancia. Rickshaws, Tuk-tuks, bicicletas, taxis en las ciudades. Si vas al aeropuerto, intenta pedir Uber porque generalmente es más barato.

  • Hostels - El alojamiento en India es muy variado, por lo general recibes lo que pagas. Puedes encontrar cuartos de $4 la noche como de $100. Nosotros nos quedamos una vez en una de US$4 y decidimos subir el presupuesto a US$20 por noche por los dos. Nuestra recomendación es Stops Hostels que tienen varias sucursales en ciudades como Delhi y Jaipur.

  • Comer local - En India hay restaurantes turísticos, si sabes identificarlos intenta evitarlos pues la calidad no suele ser buena y los precios son muchos más elevados.

  • Regatear - Todo es regateable en India. Todo. Por lo general, las personas en India creen que pueden sacarte un poco más de dinero porque no te va a afectar económicamente. Aprendiendo que, muchos de las personas en India viven con menos de US$2 por día, priorizaría qué cosas regatear.

  • Sacar la e-visa - Mejor que buscar una embajada o consulado en tu país, considera sacar el visado online. Te ahorras tiempo y dinero. En la página oficial encontrarás toda la información respectiva para aplicar. Normalmente, hasta la fecha que nosotros fuimos, le e-visa tenía un costo de US$50 por 90 días para Bolivia, Chile, Brasil, Colombia, Perú, España y Venezuela.

 

LO MEJOR:

  • Los precios - India, dentro de todo es un país que puedes recorrer barato.

  • Chai - Toda conversación en India inicia mejor con un té.

  • Los detalles - Cada lugar está lleno de estímulos a los sentidos, mantén la mente y los sentidos atentos.

  • Cultura - Prepárate para entender la frase "Culture Shock". Hazte preguntas, intenta entender. 

LO PEOR:

  • Te van a querer estafar - Vas a tener que regatear casi siempre y confiar en tu sentido común.

  • Los contrastes - Limpio y muy sucio. Tranquilo y muy bullicioso. Ricos y muy pobres. India es un país de contrastes, y a veces duele verlos.