En el Sudeste Asiático es muy común que te ofrezcan tours para montar y bañar a los elefantes; sin embargo detrás de esos paquetes se esconde una triste realidad: la explotación animal. Desde que los elefantes son pequeños los hacen trabajar tanto que les quiebran la voluntad; son maltratados y explotados para generar dinero.

Claro, toda persona debería tener la oportunidad de poder observar a estos increíbles animales de cerca, pero no queríamos formar parte de este turbio negocio que maltrata los elefantes; fue mientras estábamos en la duda que descubrimos el 'Elephant Conservation Center' en Sayaboury - Laos. Ellos se encargan de rescatar y dar hogar a los elefantes que han sido víctimas de esta explotación, dándoles un espacio para que vuelvan a, de un modo, ser felices.

No lo dudamos y participamos en el programa de voluntariado que ofrecen. ¿Para qué? Una experiencia espectacular, donde pudimos convivir con los elefantes en su hábitat natural, alimentarlos y acompañarlos sabiendo que son tratados del modo que todo ser vivo merece: con respeto, cariño y cuidado.

El centro está ubicado en el distrito de Sayaboury, y se puede llegar fácilmente con un bus desde Luang Prabang, Vientiane o Vang Vieng. Una vez en la terminal de buses, una pick up del centro de conservación te pasará a buscar, te llevará al muelle donde almorzarás y partirás cruzando el río hasta llegar al Elephant Conservation Center. Si bien, el centro no es fácilmente accesible si uno viaja por libre, la ubicación es ideal para que los elefantes puedan estar libres sin el constante peligro de los cazadores.

El staff y los mahouts (los encargados de estar con los elefantes) son de primera; muy amables y te brindan todo la información que necesites, casi todo el personal es lao, algo muy importante ya que incentiva y promueve el trabajo local y responsable en el país.

Un pillo.

Un pillo.

Anabel, bañando a Maddock.

Anabel, bañando a Maddock.

Aprendimos sobre la historia de los elefantes y de los mahouts; un dato curioso que me dejó pensando fue que Laos, a pesar de ser conocido como 'La Tierra de los Millones de Elefantes', el año pasado solo nació 1 en todo el país. Otra de las cosas que aprendimos fue que el centro también funciona como un hospital de elefantes, y todos los días se les hacen chequeos para corroborar su buena salud. Curiosamente es en el centro, donde está la única cría de elefante de la que hablamos.

Ternura, nivel.

Ternura, nivel.

Existen varios paquetes de voluntariado para los que deseen participar en esta inolvidable experiencia, hay paquetes desde 1 noche hasta todo un mes. Nosotros tomamos la de 2 noches y se la recomendamos. Las comidas, el alojamiento y el transporte hasta la estación de buses están incluidos en el paquete.

Los bungalows son básicos, pero limpios, cómodos y encantadores. Se nota que se esforzaron en construirlo de manera coherente con el ecosistema donde están. Afuera de todos los bungalows tienes una pequeña terraza donde puedes usar la hamaca y ver el sunset en el río. Eso si, lleva repelente porque hay mosquitos, algunos bastante hambrientos. Para los que fuman, no se preocupen que hay espacios en donde está permitido, eso si, las colillas hay que tirarlas en el tacho y no en el suelo, bah, etiqueta básica de convivencia.

Básicos pero muy cómodos.

Básicos pero muy cómodos.

Nada mal la vista.

Nada mal la vista.

Resumiendo, ¿lo recomendamos?

Sí. Porque es una manera de poder encontrarte con estos animales de cerca y no promover la explotación animal en los países del Sudeste Asiático. Además, eres tu el que los va a ver en su hábitat natural, y no ellos quienes son trasladados a la ciudad y tratados en condiciones terribles.

¡Gracias al 'Elephant Conservation Center' por la gran labor que están haciendo!
¡Gracias por darles una nueva oportunidad!

Si desean participar pueden entrar a su página web o escribir un correo a marketing@elephantconservationcenter.com


2 Comments