En este gran viaje hemos tenido la oportunidad de estar en diferentes ciudades del mundo; algunas más peligrosas que otras, pero solo en una me robaron. No fue en Kuala Lumpur, ni Nueva Delhi, no fue en Buenos Aires ni mucho menos Sao Paulo; fue la ciudad que menos pensé: París.

Hermosa pero hay que tenerle un poquito de cuidado.

Hermosa pero hay que tenerle un poquito de cuidado.

Bueno, "técnicamente" no me robaron; y ahora les cuento la historia completa.

Fue una mañana en París que nos despertamos temprano para aprovechar el día, el pequeño departamento que alquilamos vía Airbnb quedaba a 5 cuadras del Louvré, así que nos dirigimos para allá. No había mucha gente y se podían tomar buenas fotos por la luz de mañana que alumbraba cálidamente el lugar.

Hasta ahí, todo super bien; mientras caminábamos por ahí se me acerca una chica, "Do you speak English?, Help me sign a petition!" pidiéndome unas firmas, ella nos decía que estaba recolectándolas para una asociación de sordomudos. Obviamente firmé con toda la buena onda del mundo. Al costado de la sección de firmas hay un espacio en blanco en donde tienes que colocar el monto en euros que vas a donar (claramente, no te lo dicen hasta que llegas a ese punto). No doné nada y me quité mientras que la chica me perseguía para pedirme monedas.

Cruzamos y nos fuimos al Jardin des Tuileries, y estuvimos paseando un rato, hasta que decidimos regresar al depa para hacernos el desayuno. En el momento que estamos por cruzar la calle se acercan otras 2 chicas con el mismo discurso; yo me hice el boludo y no les respondí; se me abalanzaron encima rogándome que les firme. Fue en ese momento que creo que me bolsiquearon y sacaron el celular.

Me las saqué de encima y al momento que quiero cruzar la calle oigo un sonido seco en el asfalto, era mi celular; al parecer se les cayó justo antes de que se dieran a la fuga. Yo miro el celular caído, las miro a ellas y me dicen "Sir, you dropped your cellphone". Sí gil, a mi se me cayó el celular a 5 metros de distancia.

Así es cómo funciona.  Fuente: DailyMaily

Así es cómo funciona.
Fuente: DailyMaily

Se fueron, fui a levantar el celular y ya no funcionaba; como les dije, no me robaron; pero me cagaron el celular y con eso, las fotos que había sacado y un cómodo gadget para viajar. Luego leyendo un poco, me di cuenta que estas chicas que recolectan firmas (y de paso te roban), son las famosas "gitanas" que vienen de Europa del Este, de países como Rumania y Bulgaria. Ahora, no quiero generalizar y decir que todos los gitanos son rateros, pero al menos las que recolectan firmas, se veían que tenían esas intenciones.

Pensé ilusamente que en Europa no robaban, pero aprendí que hay que estar siempre atentos y desconfiar un poquito en la gente. Como decía mi má, es mejor pecar de desconfiado. Y ya saben, la siguiente vez que vayan a París o algún lugar de Europa, no firmen una mierda.

Caminen tranqui y no firmen una mierda.

Caminen tranqui y no firmen una mierda.

Les dejo algunos links más de interés si quieren informarse:
DailyMail / TripAdvisor


Comment