Una carta para mi,

Okinawa; el lugar que tanto te enseñó, que tanto te dio. Sus playas, la calidez, pero sobre todo: su gente. Regresar a esta isla después de 5 años, era algo que querías desde hace mucho pero para lo que no estabas preparado mentalmente; querías volver a perderte en sus calles, en el sonido de su sanshin, volver a sentirte "de aquí".

Extrañabas los sabores, olores y hasta la incomodidad de perder el último bus a casa; pero sabes cómo funciona esto, regresas a ese lugar que te dejó huella y te das cuenta que ya no es igual.

Okinawa como lugar, sigue siendo el mismo; por ahí hay un nuevo centro comercial y uno que otro edificio que no estaba hace 5 años, pero en esencia sigue siendo igual. El que ha cambiado eres tu.

Tal vez fue el momento, la suma del día a día y cada experiencia que hicieron que en su momento fuese así de increíble, casi mágico. No es que hoy no lo sea, por ahí para otra persona, otro viajero que esté pasando por el mismo momento que tu hace 5 años, Okinawa lo marque para siempre.

Decides bajar la cámara un rato, no tomar tantas fotos como esa primera vez en la isla y por el contrario, intentar sentirte más como en casa. "Estoy en Okinawa" - te dices a ti mismo mientras tomas una bocanada de aire fresco. "Estoy en casa". Van pasando los días y sigues preguntándote casi a escondidas qué ha cambiado.

Hasta que de pronto sucede.

Suena "Kudaka", pudo haber sido cualquier otra canción pero se dio que fue esa, mientras el sanshin y los golpes del "Oodaiko" te zamaquean el alma, y con cada "Iya-sasa" va regresando esa emoción de la primera vez, ese nudo en la garganta de sentir a Okinawa en el corazón: El Shimugukuru.

Algo en esa canción detonó eso que estabas buscando aquí.
Espero que algún día puedas entender y tener la experiencia de sentir eso, por primera vez o una vez más. Esta isla me sigue enseñando.

Debo decirte que Okinawa no ha cambiado, el que ha cambiado eres tu.
Y eso está bien.

Okinawa: gracias por tanto, perdón por tan poco.

Sí, esta foto la tomé hace 5 años.

Sí, esta foto la tomé hace 5 años.

Comment