En Sri Lanka aprendí que hay que disfrutar del camino tanto como el destino. Y es que, las vistas que tienes cuando viajas en tren desde la costa del Océano Índico hasta las montañas de cultivo de té, quitan el aliento. Sri Lanka es un país que tiene buenas playas, montañas, diferentes religiones y por ende una mezcla cultural y social muy interesante.

Recorrimos por 10 días Sri Lanka, nos saltamos el famoso "Cultural Triangle", más que nada para mantener el presupuesto a flote, ya que los precios de las entradas en Sri Lanka son muy elevados a comparación del Sudeste Asiático. A continuación una pequeña guía que esperemos que les sirva de inspiración para armar su próxima aventura.

COLOMBO

Luego de pasar rigurosos procesos de seguridad en el aeropuerto de Kuala Lumpur y que casi perdamos nuestro vuelo porque nos olvidamos imprimir la e-visa de Sri Lanka (ETA), llegamos al Aeropuerto Internacional Bandaranaike. En realidad el aeropuerto se encuentra más cerca de la ciudad de Negombo que a la capital: Colombo, así que si llegas muy tarde al país o quieres arrancar recorriéndolo por el norte, te conviene ir a Negombo directamente.

Si planean comprar tarjeta de datos les conviene ver las opciones del aeropuerto, hay 4 compañías si mal no recuerdo en la sala de llegada, cada una te ofrece planes diferentes; nosotros nos fuimos por una que nos daba 1 GB por LKR 500 o US$ 3.25 Del aeropuerto a nuestro hostel tomamos un taxi, regateen y revisen diferentes opciones dentro del aeropuerto, finalmente decidimos irnos por uno que nos cobró LKR 2700 o US$ 17.50 Ojo que una vez que sales de la sala de llegadas del aeropuerto a la calle, no puedes volver a ingresar a menos que pagues (Sí, leyes raras de Sri Lanka). 

Nos alojamos en Bunkyard Hostels, una muy buena opción pero un poco alejado de los atractivos principales.
También nos hospedamos en el Clock Inn, nuestro hostel preferido de Colombo.

Colombo Fort, la zona financiera de Sri Lanka.

Colombo Fort, la zona financiera de Sri Lanka.

Moderno + Colonial.

Moderno + Colonial.

Si bien al día siguiente tomamos un tren con destino a Galle, al momento de irnos de Sri Lanka estuvimos nuevamente por Colombo unos 3 días, así que vamos a contarles un poco más sobre la capital.

Si nunca estuviste en India, Colombo es un buen primer acercamiento. Bastante más limpio de lo que me imaginaba, una capital vibrante con zonas de arquitectura muy moderna, pistas bien asfaltadas combinadas con edificios coloniales, templos, mezquitas y puestos de comercio. Como en toda ciudad, hay lugares para comer económicamente en la calle y restaurantes más posh mientras más cerca estés del fuerte central de la capital. (Sí, hay un enorme fuerte dentro de la ciudad)

En general Sri Lanka cuenta con taxis, buses, trenes y tuk-tuks, abundan así que no hay que desesperar. Los buses son la opción más económica para transportarse; es toda una experiencia, los locales son muy amables y aunque parecen que están molestos gran parte del tiempo, son muy solidarios e intentan ayudarte cuando lo necesitas. Para los trayectos en tuk-tuk hay que regatear, y fuerte. Pero seamos sinceros, para lo que has venido a Sri Lanka es por sus trenes, por esos recorridos sacados de cuento; y te lo aseguro, cualquier trayecto en tren en Sri Lanka es una gran película. Además de ser super económico.

Colombo Night.

Colombo Night.

Mezquita Jami Ul Alfar.

Mezquita Jami Ul Alfar.

Locales en las playas de Colombo.

Locales en las playas de Colombo.

Te recomendamos que visites el fuerte de Colombo, su malecón y el centro empresarial, probablemente el lugar más turístico de la capital. Camina por la costa contemplando el Océano Índico, mientras ves cómo los locales juegan en las olas y vuelan sus cometas, si tienes tiempo puedes visitar la Mezquita Jami Ul Alfar, para ingresar tienen ciertas reglas (como no usar shorts ni BVD), lamentablemente nos dijeron que las mujeres no pueden ingresar. Existen también templos hindús como Murugan Temple y alguna que otra iglesia católica nada atractiva. Como ves, 3 religiones conviven en el país; me gustaría decir pacíficamente, pero a veces hasta la fecha hay alguno que otro malentendido por fanáticos religiosos.

Llegando a Colombo Fort.

Llegando a Colombo Fort.

Desde Colombo salimos a Galle en tren, compramos un ticket que nos costó LKR 180, menos de US$2 al cambio, nada. Para ir a Galle no hay reserva de sitios, ni primera clase, es por eso que es toda una aventura. Recomendamos que salgan desde Maradana Station y no desde Colombo Fort, porque todo el mundo sube en Colombo Fort y probablemente no consigas asiento.

Las vistas son absolutamente increíbles, asegúrense de conseguir una ventana al lado derecho; así podrán ver todo el Océano Índico, el trayecto dura 3 horas aproximadamente y te deja en Galle Station.

GALLE

Galle es una ciudad muy encantadora, declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO, su principal atractivo es una gran fortaleza que da al Océano Índico, un fuerte casi impenetrable hecho por los holandeses en donde quedaron dentro varias casas coloniales, hospitales, canchas de cricket y bohemias calles.

Nos alojamos a 10 minutos a las afueras del fuerte en un departamento entero (muy amplio) que encontramos en Agoda.com que nos costó US$ 20 por noche. Fuera del fuerte, la ciudad no es tan encantadora.

Si te digo que no es Europa, ¿me crees?

Si te digo que no es Europa, ¿me crees?

Dentro del fuerte el mejor plan es perderse. Curiosear. Salir y volver a entrar. Ver cómo juegan cricket, y por ahí entenderlo. Sentarte en uno de esas cafeterías bohemias y pedirte un Ceylon Tea. Saborear la vida, sorbo a sorbo. Trepar los muros para alcanzar a ver el sunset. Uno de esos sunsets más lindos que has visto. 

Jugando al Cricket.

Jugando al Cricket.

Perderse es la mejor opción.

Perderse es la mejor opción.

Sunset sobre el Océano Índico.

Sunset sobre el Océano Índico.

Ceylon Tea.

Ceylon Tea.

mirissa

Un pequeño pueblo ubicado en el sur de Sri Lanka, en el distrito de Matara. Desde Galle tomamos un bus local que nos dejó en Mirissa por LKR 60 (US$ 0.39), en un trayecto de 1 hora y media. Es famosa por sus playas, su nightlife y que es uno de los pocos lugares de Sri Lanka donde puedes adentrarte en el mar y ver ballenas y delfines.

Nosotros solo habíamos venido por el mar, queríamos adentrarnos y nadar un rato en el Océano Índico. Para nuestra mala suerte, ese día se largó a llover, pero cuando hay determinación de por medio ni un poco de lluvia y frío nos puede detener (Testarudos, nivel).

Por momentos te sientes en las playas del sur de Lima, ya que a comparación de las playas del Sudeste Asiático, aquí sí hay olas. Y fuertes. Por momentos te confundes, te sientes un poco en casa, recuerdas esos veranos en Lima, te agarra nostalgia.

Terminas de zambullirte hasta estar satisfecho. Sales y caminas por la orilla, ofrecen todo tipo de actividades: snorkeling, diving, surfing, camillas, sombrillas. Tomamos un zumo de frutas en la playa (clásico), mientras seguía lloviendo. Parada la lluvia regresamos a nuestro hostel.

Nos hospedamos en Panorama Guesthouse, un hostel que llegamos casualmente porque el bus local nos dejó cerca. Es así que el destino que nos presentó la hospitalidad esrilanquesa. Al momento que nos vieron asomarnos dentro de su hospedaje, Supul y su familia nos recibieron con una gran sonrisa y un jugo de Wood Apple, claramente era una buena señal que teníamos que quedarnos ahí.

Nos comentaban que recién habían abierto el hospedaje, que eramos los sextos inquilinos (claro, si decidíamos quedarnos ahí) y que trabajaron duro para poder condicionar su casa. Nos alojamos ahí, nos costó LKR 2500 (US$ 16.26) una habitación doble con baño privado, agua tibia pero bastante bien para el calor de Sri Lanka. Podías ordenar unos desayunos brutales por LKR 600 (US$ 3.92), nunca vi tanta comida en un desayuno. En los tiempos libres, nos quedábamos conversando con la familia e intercambiamos lindas historias. Siempre nos preguntaban si necesitábamos algo o si estábamos a gusto, hacía mucho que no nos sentíamos tan cuidados, la verdad.

Desayuno de Panorama Guesthouse.

Desayuno de Panorama Guesthouse.

Mirissa fue rápida, pero nos sacó varios clavos del pie. Nos pudimos zambullir en el Océano Índico y pudimos conocer a Supul y su familia. Mirissa nos enseñó que no se cuentan ciudades visitadas, sino historias compartidas.

HAPUTALE

Llegamos a las Tierras Altas de Sri Lanka, a unos 1431msnm, Haputale es rica en fauna y flora siendo las plantaciones de té su principal actividad económica. Se dice que aquí estuvo Thomas Lipton, viendo el gran té que se producía en esta zona decide exportarlo a Inglaterra y fundar la marca con su nombre "Lipton Tea".

Llegamos después de un cansado viaje desde Mirissa; tomamos 2 buses y 1 tuk-tuk. Primero hasta Matara, luego cambiamos de bus hacia Wellawaya, finalmente en Wellawaya fuimos en Tuk-Tuk hasta nuestro hostel en Haputale. Todo ese recorrido nos salió aproximadamente LKR 1985 (US$ 13) por persona.

Welcome to the High Lands!

Welcome to the High Lands!

Plantaciones de Té, everywhere.

Plantaciones de Té, everywhere.

La actividad más popular en Haputale es ir a las plantaciones y fábricas de té, aprender un poco más de la importancia de esta infusión en la economía, cultura y tradición de la gente de Sri Lanka. También tienes el Lipton's Seat, dícese del asiento donde Thomas Lipton se sentaba desde lo alto para ver que ninguno de sus trabajadores estuviese flojeando. Aquí hay que llegar temprano porque a partir de las 10 u 11am se empieza a nublar y no se llega a ver nada (nos pasó).

A partir de las 11am se empieza a nublar.

A partir de las 11am se empieza a nublar.

Y te esconden colinas como estas.

Y te esconden colinas como estas.

Puedes hacer la vuelta de Litpon's Seat caminando hasta la fábrica, es una linda caminata en medio de plantaciones de té y verde. Cruzándote con locales, las expertas cosechadoras de té, naturaleza. Aproximadamente una hora y media de viaje caminando.

Cosechadoras de té.

Cosechadoras de té.

En Haputale nos alojamos en Green Valley Holiday Inn, donde Loga nos invitó a pasar un par de noches en nuestros propios bungalows en las Tierras Altas de Sri Lanka.

Green Valley Holiday Inn.

Green Valley Holiday Inn.

Nuestro bungalow en las tierras altas.

Nuestro bungalow en las tierras altas.

ELLA

"Ella" personalmente, es una parada obligada en Sri Lanka. Ubicada a 1041msnm, es muy similar a Haputale pero tiene mucho más para ver. Nos quedamos unos 3 días en este pueblo en lo alto de Sri Lanka y la verdad es que nos gustó mucho.

Comenzando porque el centro de "Ella" es cómodo, después de varios días comiendo solo comida local nos pudimos dar el lujo de pedir unas pastas aquí, hay comida internacional y los locales no cierran temprano. No hay fiestas hasta donde vimos, pero sí varios bares como para quedarte a tomar unas cervezas antes de regresar a dormir.

Uno de los principales atractivos es ver cómo pasa el tren sobre el "Nine Arches Bridge", un puente que parece salido de Harry Potter. El mejor lugar para poder observarlo, tip local ;), es desde un café que está arriba del puente en una colina, es casi imperceptible, pero desde ahí se aprecia muy bien.

14.png

No pueden irse de Ella sin ir al "Little's Adam Peak", una caminata fácil y gratuita de 5kms aproximadamente (ida y vuelta) con plantaciones de té a los lados. Unas 2 a 3 horas de caminata, no se olviden el agua que no se puede comprar arriba, es sencillo desviarse así que atentos a las señales. El trekking y los paisajes son muy recomendables.

Intenten llegar para el sunset, pero les recomendamos que apenas se oculte el sol regresen porque el camino no tiene luz y no quieren perderse en una montaña con animales y plantas exóticas, ¿verdad? Si regresan caminando al centro, probablemente pasen por un café llamado "Art Café Umbrella", muy bohemio y perfecto para relajar un poco las piernas.

La última, pero no menos importante razón por la que personalmente creo que Ella es un imperdible en Sri Lanka es por el famoso trayecto en tren: Ella - Nanuoya, uno de los más fotogénicos que he visto en mi vida. Al regresar a Colombo desde Ella, pudimos vivir este trayecto y la verdad es que entendimos porqué es tan popular. Te quita el aliento.

Parado se disfruta mejor.

Parado se disfruta mejor.

Así por casi 4 horas.

Así por casi 4 horas.


DATOS PRÁCTICOS

US$1.00 = LKR 153

 

TIPS PARA AHORRAR DINERO

  • Comer local - Fuera de las ciudades más grandes, va a ser más complicado encontrar comida occidental. Ve a donde los locales comen, si bien; la comida esrilanquesa no es la más variada, tu bolsillo te lo agradecerá. Los platillos más populares son el kottu y dosas.

  • Viajar en Tren - Si tienes que elegir cómo moverte de ciudad en ciudad, elige siempre el tren. No solo es muy barato, sino también tiene unas vistas increíbles. Sí, es posible que en algunos trayectos te quedes sin asiento o haya mucha gente, pero esta manera local de viajar es inolvidable. 

  • Hostels - El alojamiento en Sri Lanka es básico, espera pagar entre $10 a $20 por una habitación doble.

  • No beber alcohol ni fumar - Fuera de las ciudades de la costa como Mirissa, el alcohol es muy costoso. Y ni hablar de los cigarros que rondan los US$10, por una marca local.

  • Regatear - Especialmente en los mercados, los tuk-tuks y lugares más turísticos. No se crean el cuento que los taxis tienen taxímetros, especialmente si vienen desde el aeropuerto.

  • Sacar la visa online - Mejor que buscar una embajada o consulado en tu país, te ahorras tiempo y dinero. En la página oficial encontrarás más información dependiendo de tu ciudadanía. Normalmente te va a costar unos US$35 por 90 días.

LO MEJOR:

  • Los viajes en tren - Si bien son lentos, el transporte en Sri Lanka te enseña a disfrutar tanto el destino como el camino.

  • Ceylon Tea - No por nada es uno de los mejores té del mundo. Las tierras altas de Sri Lanka son el mejor lugar para disfrutarlo.

  • Sus playas - Nos hubiese gustado tener más tiempo para relajar un poco más en el sur a orillas del Océano Índico.

  • Nuestra familia en Mirissa - En "Panorama Guesthouse" nos trataron como en casa, super bien atendidos. A ojos cerrados, el mejor alojamiento si pasan por el sur de Sri Lanka.

 

LO PEOR:

  • La poca variedad de comida - Con pocas opciones de comida local, puede que en un momento te aburras de tanto kottu, chicken y dosas.

  • Las entradas - Aquí es donde vas a perder una gran parte de tu presupuesto, el famoso Cultural Triangle que lo conforman los atractivos de: Anuradhapura, Polonnaruwa, Sigiriya, Dambulla y Kandy. Nosotros no fuimos a ninguna de estas e igual la pasamos super bien en Sri Lanka.